ElsitioPorcino.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Mejor alimento y menos antibióticos, mejoran la salud y el bolsillo

28 noviembre 2018

Por Alexa Potocki. - Una restricción de los antibióticos en la alimentación animal puede ser inminente. Frente a eso, los productores están buscando alternativas a los métodos actuales.

Como los antibióticos están saliendo cada vez más de la producción animal intensiva, es bueno echar un vistazo a las diferentes opciones. El enfoque de "semillas, piensos y malezas", desarrollado en la Universidad de Georgia, EE. UU., allana el camino para un intestino sano para los cerdos. Los antibióticos han sido buenos para el mundo; desde la introducción de la penicilina y los antibióticos posteriores a principios del siglo pasado, los antibióticos han permitido a las personas vivir vidas más seguras y saludables.

Los antibióticos también han permitido la producción animal intensiva, permitiendo a los agricultores y productores aumentar significativamente su producción económicamente y alimentar a una población en rápido crecimiento, informa CIAP.

Inicialmente, los agricultores usaban antibióticos para disminuir la mortalidad y tratar enfermedades, pero rápidamente se hizo evidente cuánto más rápido crecían los animales, incluso con menos alimento, cuando los antibióticos se usaban continuamente. Los veterinarios señalaron que este rendimiento mejorado de los animales se debía a una absorción más eficiente de nutrientes, como resultado de una mejor salud intestinal.

Los beneficios percibidos de los antibióticos continuaron hasta que apareció la primera resistencia. Las bacterias son ágiles para adaptarse rápidamente a su entorno, y su capacidad para resistir el efecto de los antibióticos ha crecido con cada generación.

¿Cuáles son las opciones?

Una prohibición global de los antibióticos en la alimentación animal puede ser inminente. En preparación para esa posibilidad, los productores están buscando alternativas a los métodos actuales. Algunas opciones alternativas para los agricultores y productores incluyen:

1. Reducir la dependencia de los antibióticos;

2. Implementar programas de salud intestinal;

3. Adoptar un enfoque holístico y reformar todo el sistema.

Seguir la primera sugerencia es tomar el camino de menor resistencia y esfuerzo. Se centra en apoyar el sistema inmunológico y digestivo del animal para reducir la dependencia de los antibióticos. Se ha observado que eliminar los antibióticos de la dieta del destete tiene claras consecuencias, como el aumento de los problemas de enfermedades y la disminución del rendimiento.

En las dietas de los cerdos que crecen y terminan, los problemas no se observan tan fácilmente y, como tales, pueden no representar un riesgo tan drástico para los productores.

La segunda opción es más complicada y requiere que el productor reemplace los antibióticos con alternativas, que incluyen fracciones ricas en mananos, cultivos de levaduras vivas, acidificantes, prebióticos, probióticos y más. Muchos agricultores y productores de todo el mundo lo han hecho con éxito, logrando los mismos resultados que vieron con los antibióticos en una variedad de especies.

Con los minoristas de alimentos como Panera y Chipotle que se jactan de sus carnes sin antibióticos, está claro que los productores pueden estar a la altura de las circunstancias y producir los resultados necesarios a través de diferentes medios; ya no requieren antibióticos como promotores del crecimiento en sus rebaños.

Lo que esto ha demostrado es que tener éxito en el futuro implicará más que simplemente reemplazar una entrada por otra: el programa debe incluir un enfoque holístico, que abarque una metodología de "raíz a rama", para tener éxito. Todos los involucrados en el proceso de producción, desde nutricionistas y veterinarios hasta proveedores y gerentes de alimentos, deben trabajar como una unidad cohesiva.

Las métricas de referencia de la eficiencia y la habitabilidad del alimento ya no son las únicas medidas de éxito: los agricultores deben mirar más allá de estas medidas a la productividad y también deben considerar factores tales como el bienestar animal, la seguridad humana y la aceptabilidad del consumidor. Al considerar qué tipo de alimento alternativo utilizar, los productores deberían considerar el modo de acción, la forma en que se puede suministrar el nuevo suplemento (¿sobrevivirá al tratamiento / granulación de la temperatura?) Y la respuesta del animal a este nuevo programa.

Salirse de lo repetido

En la línea de este escenario de raíz a rama, se encuentra un programa llamado "Semilla, alimentación y hierba", diseñado por el Dr. Steve Collett de la Universidad de Georgia, EE. UU, un enfoque alternativo para la salud intestinal se define de la siguiente manera: siembre el intestino con las bacterias adecuadas, luego alimente a las bacterias buenas para mantener el ambiente adecuado para que sobrevivan y, finalmente, elimine los organismos desfavorables.

Los productores también deben considerar las micotoxinas como una preocupación y pueden ayudar a sus animales a tener un buen comienzo a través de la suplementación adecuada de nucleótidos.

Se recomienda que uno de los componentes principales en la dieta de un cerdo sea las fracciones ricas en manosa (MRF). Naturalmente, como un componente de las paredes celulares de la levadura, los animales no pueden digerir la MRF y, como tal, son un componente clave de la parte de la "maleza" del programa.

Las bacterias patógenas buscan algo con qué unirse para colonizar, y MRF actúa como una alternativa al tracto intestinal en sí. A medida que el MRF pasa a través del sistema del animal, también lo hacen las bacterias patógenas que están unidas a ellos.

Patrón de resistencia a cefotaxima de BLEE que produce E. coli en presencia de una concentración creciente de antibiótico y MRF.

Respuesta inmunitaria moduladora

MRF también modula la respuesta inmune, actuando como un componente más para un animal sano sin la necesidad de antibióticos. Los minerales traza orgánicos también desempeñan un papel clave en la alimentación intestinal y en la protección del sistema inmunológico del animal contra las enfermedades.

La evidencia del efecto que MRF puede tener en los cerdos se demuestra en la investigación ilustrada a continuación. En este ensayo, se observó que la exposición a MRF condujo a una reducción en el crecimiento microbiano de la lactamasa de espectro extendido, también conocida como BLEE, produciendo E. coli que era resistente a los antibióticos de ampicilina y cefotaxima.

Además, se redujo la tasa de crecimiento microbiano en presencia de MRF y antibióticos, lo que demuestra aún más que la inclusión de MRF en la dieta del animal de producción puede reducir el potencial de este régimen para exacerbar aún más el problema de la resistencia antimicrobiana.

Llevando un poco más allá el concepto de "Semilla, alimento y mala hierba", los agricultores también deben considerar lo que consumen sus animales reproductores. La investigación en epigenética, tanto en animales como en humanos, describe la importancia de la influencia de la dieta de una madre en su descendencia, incluida la producción de calostro. El establecimiento de una fuerte inmunidad en lechones comienza con la cerda.

La nutrición animal debe evolucionar

En la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos, los agricultores y productores se ven obligados a considerar la necesidad de adaptar sus métodos para lograr resultados óptimos sin depender de los antibióticos. Para hacer esto, la nutrición animal debe evolucionar más allá de la simple entrega de los nutrientes correctos para convertirse también en una herramienta para fomentar la microflora correcta y, a su vez, crear un ambiente probiótico que permita una salud intestinal óptima, una mejor absorción nutricional y una reducción de los brotes de enfermedades.

Es posible alimentar al mundo sin antibióticos. Desde una perspectiva agrícola, el principal desafío es cambiar la mentalidad. Este no es un concepto de "talla única"; cada granja debe personalizar el enfoque de "Semilla, pienso y mala hierba" para satisfacer mejor las necesidades de sus animales. Esto permitirá una mejor toma de decisiones y, cuando se combina con la orientación nutricional o veterinaria, las oportunidades para mejorar el rendimiento son reales, lo que permite que los antibióticos se utilicen una vez más para tratar a los animales que padecen enfermedades.

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Señales Porcinas: Observa, Piensa, Actúa - 5m Books