ElsitioPorcino.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

¿Qué podemos hacer para lograr la sustentabilidad de nuestra empresa porcina? Parte 1: Eficiencia técnico-económica

09 noviembre 2016

Cada empresario porcino debe saber que, para mantenerse en el negocio del cerdo, debe ser eficiente en el uso de los recursos y ser sustentable en el ámbito económico, ambiental y social. En esta, la primera parte de en una serie de tres artículos que explican hacia dónde deben avanzar las empresas, el enfoque es la eficiencia técnico-económica.


Actualmente en Latinoamérica (México hacia el sur) viven 600 millones de personas aproximadamente y existen alrededor de 4 millones de cerdas tecnificadas, el 5% de las cerdas tecnificadas del mundo.

Artículo de Reinaldo Cubillos G., Veterinario. Máster en Sanidad y Producción Porcina. Coach profesional, Director Consultora SwineAdvisor, Chile.

Un sistema de producción porcina eficiente es clave para mantener el negocio porcino, pues la evolución o darwinismo empresarial evidencia que cada vez hay menos productores de cerdos, pero más cerdas tecnificadas, de hecho, ya se cree que existe en algunos países la denominación de una tendencia llamada Ley 80:20, la cual cosiste en que el 80% de la producción de los cerdos la poseen 20 empresas.

Esta tendencia es difícil de evitar, por lo que cada empresario porcino debe saber que, para mantenerse en el negocio del cerdo, debe ser eficiente en el uso de los recursos y ser sustentable en el ámbito económico, ambiental y social. En Latinoamérica esto ya se ha desarrollado en algunos países, mientras que, en otros, como Colombia, Perú, Argentina, Costa Rica, etc., aun no se ha desarrollado, por lo que es fundamental adelantarse y aplicar las estrategias necesarias para la adaptación a esto cambios.


*
"Las empresas que evolucionan no son aquellas más grandes y eficientes, sino las que se adaptan mejor a los cambios"


Latinoamérica será una región que abastecerá considerablemente con carne de cerdo al mundo en el 2050, y su rol como abastecedor va creciendo, pues países como Chile han sido pioneros en políticas de exportación y actualmente envía el 55% de su producción a mercados tan exigentes como el japonés, europeo y chino. Brasil tampoco lo hace mal y su estrategia de ser proveedor de proteína animal se desarrolla de forma muy dinámica.

A continuación, describiremos en una serie de 3 artículos que explicarán desde nuestra óptima hacia dónde deben avanzar las empresas en este darwinismo empresarial.

1. Eficiencia económica y productiva

Sin duda que para que una granja de cerdos se mantenga en el tiempo, debe generar ingresos y beneficios para sus dueños, sin esto, no sería una empresa. Es lo primero que aprendemos en cualquier escuela de negocios, universidad o cursos de formación para empresarios de cerdos, pero muchas veces fallamos en cómo adecuar los procesos de producción del cerdo a indicadores que nos indiquen si estamos haciendo bien las cosas en lo productivo y económico.

Es increíble ver cómo gestores de empresas adecuan muy bien los procesos de producción a indicadores técnicos como lechones nacidos vivos, tasa de partos, porcentaje de abortos, etc., sin embargo, la mayoría de ellos fallan en adecuar indicadores de eficiencia económica.


*
"El óptimos económico no siempre es sinónimo de optimo productivo"


a) Estandarizar procesos productivos

No soy ingeniero, pero sé muy bien que para ser eficientes lo más imperioso es estandarizar todos los procesos de la granja, esto no sólo quiere decir que debo capacitar a las personas de la granja, sino que debo redactar un manual de procedimientos, capacitar a las personas de cada sección e ir actualizándolo de forma periódica, pues la ciencia avanza rápido y cada vez hay nuevos manejos en producción porcina que nos hacen mejorar.

Generalmente uno sabe reconocer fácilmente este tipo de empresas, ya que la mayoría de ellas poseen impresos sus manuales en la oficina de la granja y están a libre acceso para los encargados, de esta forma si existe alguna duda, ellos van a consultar el manual de procedimientos y solucionan rápidamente los problemas o dudas

¡Imagínense la cantidad de tiempo que podemos ahorrar cuando un encargado de granja consulta a los manuales y no al gerente de la empresa!

En producción porcina, hay áreas específicas del proceso del cerdo que pueden ser estandarizadas, como por ejemplo:

- Manejo de las cerdas nulíparas (reposición, reemplazo, chanchilla, cachorra, cerdita, etc).
- Manejo del verraco
- Manejo de la gestación
- Manejo de la maternidad o lactancia
- Manejo de la etapa de recría o post-destete
- Manejo de la etapa de crecimiento y engorda

Si tuviésemos en la granja estandarizado cada uno de estos procesos, las cosas estarían muy ordenadas y sería más fácil para las personas que dirigen la empresa crear indicadores de rendimiento técnico-económicos (IRTE's).

b) Determinar indicadores de rendimiento técnico-económicos

Determinar qué tipo de indicadores medimos para saber si estamos haciendo bien o no las cosas, se les llama comúnmente en inglés “KPI” (Key Productive Indicator), en países de habla inglesa con gran prestigio en producción de cerdos, como Inglaterra y Estados Unidos, llevan años estableciendo KPI´s en sus empresas de una forma estandarizada y periódica en sus sistemas productivos. Estos programas analíticos funcionan muy bien, sin embargo, en algunas ocasiones hemos podido ver que las empresas tampoco implementan en estos KPI´s el “área económica”, por lo que podrán saber si están haciendo bien las cosas en lo técnico, pero ¿sabrán si realmente ganan dinero?

A raíz de esta problemática hemos querido elaborar una serie de indicadores técnicos y económicos (IRTE´s) que nos puedan indicar si la empresa posee una eficiencia técnica-económica.

i) Área de reemplazo

Las cerdas de reemplazo son el futuro de una empresa de cerdos, por lo que aquí comienza desde el punto de vista biológico la sustentabilidad de la cerda, ya que, si una nulípara se cría de buena forma, tendrá una vida productiva óptima, se amortizará y generará ingresos para la empresa.

IRTE 1: Retención de nulíparas a parto 1

Al momento del primer parto, es lógico que no todas las cerdas que comenzaron la etapa de reproducción finalicen con un parto, estas pueden morir, ser eliminadas por aborto, enfermedades, etc. Sin embargo, es importante considerar que estas no deben ser más del 5-10% de las cerdas. Si existen más, estaríamos cargando con más costos a la empresa y las cerdas que siguen produciendo se tardarán más en amortizar estos costos.

IRTE 2: Retención de nulíparas a parto 3

Este es uno de los indicadores más importantes de una empresa, ya que si el 80% de las cerdas no llegan al parto número 3, es muy probable que la empresa tarde más tiempo en recuperar el dinero invertido en la crianza y mantención de todas ellas. Es por esto que se dice que una empresa de cerdos amortiza sus cerdas entre el tercer y cuarto parto.

IRTE 3: Ganancia diaria de peso a la primera cubrición

Una cerda que se cubre en buen estado corporal y de desarrollo de sus órganos reproductivos, tendrá una vida productiva óptima. Diversos estudios han publicado que las cerdas modernas necesitan un buen crecimiento en la crianza. Es por eso que cada cerda que realicemos una cubrición debe tener un crecimiento superior a los 680-700 gramos de ganancia media diaria. Claro está que la edad y el número de celo son importantes, por lo que cuando tengan más de 7 meses y un segundo celo detectado es el momento oportuno, pero JAMÁS olvidar el crecimiento.

ii) Área de gestación

IRTE 4: Tasa de partos

Una granja que posee sobre el 90% de tasa partos quiere decir que está haciendo las cosas bien, sin embargo, las enfermedades o la falta de manejo pueden ocasionar serios problemas. Las granjas que son positivas al PRRS, es muy difícil que logren este tipo de porcentajes, aunque los países que no logren estos parámetros y sean libres de la enfermedad reproductiva, hay muchas cosas que deben solucionar en el manejo de sus cerdas.

IRTE 5: Tasa de cerdas vacías y abortos

Aquí tenemos dos parámetros que son muy importantes en el área reproductiva, uno es de carácter técnico, mientras que el otro infeccioso en su gran mayoría. Las cerdas vacías son todas aquellas que se vuelven a cubrir después de los 60 días de gestación, muchas veces son detectadas en la sala de partos y la cantidad de días no productivos que cargan al sistema es considerable, es por eso que debemos verificar este parámetro y no permitir un porcentaje superior del 0,8-1% de cerdas que llegan vacías. En el caso de los abortos, estos no deben ser superiores al 2%.

IRTE 6: Tasa de repeticiones

Las repeticiones son la pérdida de la gestación entre el día 1 y 49 de gestación. Existen las repeticiones regulares/cíclicas e irregulares/acíclicas, estás dependerán del periodo que se desencadenan. Cuando existen fallas de manejo, las repeticiones aumentan, por lo tanto, aumentan los días no productivos y más egresos económicos para la empresa. Es por esto que las repeticiones totales en una granja no deben ser superiores al 6-7% de las cerdas que se inseminan en un determinado periodo, de estas repeticiones, las cíclicas no deben superar el 3-4%, mientras que las a-cíclicas un 1-2%.

iii) Área de lactancia

IRTE 7: Lechones destetados por cerda al año

Determinar los cerdos destetados por cerda al año, muestran una impronta directa del trabajo técnico de la empresa y dependerá en gran medida de la genética y las condiciones de manejo. Con las líneas genéticas actuales, la prioridad es llegar a los 30 lechones destetados por cerda al año o más.

IRTE 8: Kilos de alimento en reproducción por kilo de lechón destetado

Desde nuestro punto de vista, este indicador describe en gran cantidad la situación económica y técnica de la empresa en el sitio de reproducción, pues involucra uno de los principales costes de la etapa de reproducción, el alimento. Es por eso que hoy en día, no se deben utilizar más de 6-7 kilos de alimento (alimento gestación + lactancia) por cada kilo de lechón destetado por la cerda.

IRTE 9: Kilos de lechón destetado por encargado en el sitio de reproducción

Este indicador es muy discutible, ya que depende de la modernización del sistema productivo, ya que es lógico pensar que una granja que invierte más es tecnología, necesitará menos personas. Es por eso que, en una granja moderna, necesitará alrededor de 7 personas por cada 1000 cerdas y si se estima una media de 30 lechones por cerda al año, donde cada uno se desteta con 6 kilos, los encargados deberían producir más de 25.000 kilos de lechón destetado al año cada uno.

IRTE 10: Número de lechones destetados al parto 3

Ya dijimos que sobre el 80% de las cerdas de reemplazo deben llegar a parto, sin embargo, también es importante la cantidad de lechones que desteta hasta esta condición. Es por eso que es fundamental lograr más de 30 lechones destetados a esta edad, ya que eso asegurará una amortización temprana para la granja.

iv) Área de crecimiento y engorda

IRTE 11: Kilos de cerdo producidos al año por cada plaza de recría (destete a 70 días)

El costo de una instalación de cerdos es cara al momento de invertir en un proyecto porcino, hoy en día una granja puede tener un coste de inversión de alrededor de los 5000 USD/por cerda. Una plaza de recría es el espacio donde se ubicará un cerdo, es por eso que JAMÁS debe estar desocupada (a menos que se esté lavando, desinfectando y secando). En el caso de una granja de 1000 cerdas, debe tener 4800 plazas de recría, las cuales cada una debe producir más de 144 kilos/año de cerdo para que sean eficientes.

IRTE 11: Kilos de cerdo producidos al año por cada plaza de engorda (70 días a 175 días)

Al igual que en la recría, una plaza de engorda debe estar el mayor tiempo alojando un cerdo, es por eso que, para una granja de 1000 cerdas, se requieren 9600 plazas de engorda, la cuales cada una debe producir 260 kilos de cerdos al año.

IRTE 12: Conversión de alimento global

Este indicador muchos lo conocen, pues como su nombre lo dice, indica de forma global la eficiencia de conversión del alimento usado en la granja. Este cálculo se realiza dividiendo la cantidad de alimento usado en la granja por la cantidad de kilos de cerdo producido durante un periodo determinado. Por lo general este indicador se realiza cada año y no debe superar los 3 puntos.

Es importante que la cantidad de IRTE´s sean pocos, pero también es importante que expliquen MUCHO, si son pocos, los directivos y gerentes de la granja tendrán el tiempo suficiente para realizar esta medición de forma periódica en el tiempo.

Nuestra sugerencia es hacerlo cada 3 meses, ya que hacerlo una vez al año no nos permite aprovechar las grandes ventajas del análisis e interpretación de datos técnicos-económicos para la toma de decisiones de la empresa.

También le interesaría

El impacto económico de las enfermedades en producción porcina – Una breve revisión

Octubre 2016

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Señales Porcinas: Observa, Piensa, Actúa - 5m Books