ElsitioPorcino.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Castración de cerdos

12 febrero 2014

La castración de los machos destinados para la producción de carne es una práctica de manejo usada desde hace tiempo.

castracion de cerdos  El Sitio PorcinoPublicado por Dr. Allen Harper, Servcio de Extensión de Virginia, EUA, en Cooperative Extension, Livestock Update (enero 2008).

Antecedentes

En la producción porcina de Norteamérica, la castración es esencialmente universal y sólo unos pocos machos seleccionados son dejados intactos como verracos reproductores potenciales. Hay dos razones primarias para engordar cerdos castrados en vez de verracos en la producción porcina. La primera es conductual. Una vez que llegan a la edad y peso corporal de la madurez sexual los verracos se vuelven más agresivos con los compañeros del corral, además de ser más difíciles de manejar que los cerdos castrados de la misma edad y peso.

La segunda y quizás la más importante es que la carne de los verracos que están cerca de la madurez sexual (cerca de los 90 Kg de peso corporal) tiene un alto potencial de tener un olor y sabor problemático conocido comúnmente como “sabor a verraco”. El sabor a verraco se refiere al objetable olor y sabor característico que varios consumidores detectan en cerdo cocinado de machos enteros.

El sabor a verraco en cerdo es asociado a dos compuestos producidos en el animal: la androsterona y el escatol. La androsterona es un esteroide producido en los testículos y se concentra en las glándulas salivales donde se convierte en feromona y despierta la conducta sexual de las cerdas durante el proceso de apareamiento.

La androsterona se deposita en el tejido graso y se puede liberar como resultado del calentamiento durante el cocimiento y así contribuye al sabor da verraco. El escatol es un compuesto producido por bacterias en el recto del verraco. Éste es absorbido a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo para ser metabolizado por el hígado y puede ser excretado o absorbido por el tejido graso donde puede contribuir al sabor a verraco (Squires, 1999).

¿Castración: otra controversia del bienestar porcino?

Algunos desarrollos interesantes se están dando en varios países de Europa en relación a la castración porcina (Arnot y Gauldin, 2007). Por ejemplo, se aprobó una ley en Noruega y Suiza en la que se prohíbe la castración de cerdos desde 2009. Ciertos supermercados principales en Holanda, han anunciado que no venderán carne de cerdos castrados a menos que estos animales hayan recibido anestesia antes del procedimiento. La cadena de comida rápida McDonald’s en Holanda ha anunciado que no venderá productos que contengan cerdo de animales castrados. Un anuncio similar fue hecho por Burger King en Holanda.

En EUA, el punto del bienestar porcino predominante ha sido el uso de jaulas individuales de gestación para mantener a las cerdas dentro del período de reproducción y a lo largo de la gestación.

Pero la castración, como un punto de bienestar porcino, no ha recibido mucha atención en EUA. Los reportes legislativos y los mandatos de las compañías de servicio alimentario sobre la castración en Europa tienen a los productores porcinos norteamericanos preocupados. Los esfuerzos por eliminar esta importante práctica de manejo que ayuda a controlar el comportamiento agresivo de los cerdos y asegura en producto porcino deseable, ¿serán impuestos aquí?


*
"El sabor a verraco se refiere al objetable olor y sabor característico que varios consumidores detectan en cerdo cocinado de machos enteros"


Alternativas a la castración

Algunas alternativas a la castración se han propuesto. Sin embargo, dichas alternativas son más fáciles de decir o escribir que realmente ponerlas en práctica. Por ejemplo, en el Reino Unido e Irlanda, la castración de cerdos no es una práctica estándar pero el sacrificio se hace a un peso y edad menores. El peso típico al sacrificio en el Reino Unido se da a los 105 Kg (230 lb) o menos mientras que el peso promedio sacrificio en EUA es de 122 Kg (269 lb).

Plantas empacadoras de EUA están diseñadas para ser más eficientes al procesar cerdos más pesados y reducir las típicas pesadas del matadero en unos 23 Kg (50 lb) y así tener un mayor impacto en logística y economía.

También se dice que los consumidores de cerdo europeos estarían dispuestos a aceptar cierta cantidad de sabor a verraco, pero en EUA los procesadores de cerdo están comprensiblemente renuentes a esperar eso de sus consumidores.

Otras alternativas propuestas incluyen la modificación de los procedimientos de castración, como el uso de anestesia al castrar o el uso de castración química o inmuno-castración en lugar de la castración quirúrgica. De nuevo estos tópicos son fáciles de decir o escribir pero en la práctica general éstos tienen limitaciones técnicas y económicas.


*
"El aspecto más importante de la castración porcina es el correcto entrenamiento de las personas que realicen este procedimiento"


Procedimientos apropiados en la castración

La política actual sobre castración porcina de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA) se puede ver como un sorprendente balance entre el bienestar del animal y la necesidad de producir eficientemente cerdo de calidad. Este grupo asegura que la castración ayuda a controlar el comportamiento agresivo en los cerdos y recomienda que se realice por lo menos 5 días antes del destete para permitir que los cerdos sanen antes de retirarlos de la cerda.

La política del grupo también indica que si la castración se retrasa después de los 28 días de edad, se debe de usar anestesia o analgesia y el procedimiento se debe hacer por un veterinario en estos cerdos más viejos y grandes.

La política de la AVMA de restringir que el productor realice la castración a cerdos jóvenes que aún se amamantan de la cerda, tiene algunas bases científicas. Por ejemplo, un estudio indica que los cerdos a las 2 semanas de edad muestran menos indicios de dolor que los cerdos castrados a las 7 semanas de edad (McGlone y Hellman, 1988).

Otro estudio conducido durante el período de amamantamiento, indica que los cerdos castrados al día de edad crecen a una tasa menor hasta el destete que los castrados a los 14 días de edad (McGlone y colaboradores, 1993). Esto sugiere que hay una interrupción en el amamantamiento del lechón si la castración se realiza muy temprano en la lactancia.

En un estudio similar, Douet y colaboradores (1994) no encontraron ninguna diferencia de crecimiento cuando se castraban entre los días 1 ó 10 de edad.

Estas pruebas limitadas empatan con la vasta experiencia de los encargados y técnicos de las granjas porcinas, lo cual indica que la castración de los machos dentro de la camada como lactantes es mejor cuando se realiza a mitad de la lactancia o en lechones de 4 a 14 días de edad.

El castrar a los lechones después del día 3 permite que éstos reciban calostro y establezcan un orden en las tetas con una mínima interrupción los primeros días de edad. También permite más tiempo para que los testículos desciendan al escroto y los cerdos con riesgo de hernia escrotal sean identificados y reciban tratamiento.

Las ventajas de castrar a los cerdos a los 14 días o menos consisten en que los cerdos son aún relativamente pequeños y menos difíciles de detener. Los testículos son más fáciles de separar del paquete testicular y el sangrado tiende a ser menor.

Ciertamente, si una persona es entrenada correctamente, puede realizar la castración por sí sola sin necesidad asistencia si los cerdos están dentro del rango de los 4 a 14 días de edad. Los cerdos castrados a esta edad tienen la ventaja de seguir recibiendo anticuerpos a través de la leche materna la cual ayuda a prevenir infecciones y promueve una rápida cura antes del destete.

Quizás el aspecto más importante de la castración porcina es el correcto entrenamiento y el desarrollo de habilidades de las personas que realicen este procedimiento. Veterinarios, educadores en ciencias animales y encargados de granjas experimentados pueden y deberían impartir el conocimiento a cualquier persona que se hará responsable del procesamiento de los lechones en la granja porcina.

Una referencia actual sobre el procedimiento indica que el método más común en granjas comerciales es para una persona utilizando un bisturí quirúrgico. Se emplea una hoja desinfectada colocada en un escalpelo de hoja recta disponible en casas de implementos veterinarios. Este procedimiento se describe de la siguiente manera:

 

Método de castración para una persona utilizando un bisturí quirúrgico
1
Detenga al lechón por las patas traseras con la cabeza hacia abajo.
2
Usando el pulgar, empuje hacia arriba ambos testículos
3
Haga una incisión en la piel del escroto sobre cada testículo en dirección a la cola.
4
Asegúrese que las incisiones se hagan bajo el saco escrotal para que los fluidos puedan drenar
5
No importa si corta la membrana blanca de cada testículo o no.
6
Saque cada testículo por las incisiones y jálelos ligeramente.
7
Jale cada uno de los testículos mientras oprime con el pulgar contra la pelvis del lechón.  
8
Con el pulgar presionando la pelvis es importante asegurarse que los paquetes testiculares se rompan a nivel del pulgar y no más profundo en el cuerpo pues se podría provocar una hernia.
9
Si es necesario puede liberar el testículo, cortándolo usando un movimiento de raspado.
10
Corte el cordón o el tejido conectivo que sobresalga de la incisión y asperje la herida con antiséptico. 

 

Referencias

Arnot, C., and C. Gauldin. 2007. Castration issue divides experts. Feedstuffs (Nov. 12, 2007 issue) 79 (no.47): 8-9.

Douet, W.A., M.J. Estienne, and T.J. Hartsock. 1995. Effects of castration within 24 hours after birth or at 10 days of age on pre- and post-weaning performance in boars. The Professional Animal Scientist 11:230-232.

McGlone, J.J., and J.M. Hellman. 1988. Local and general anesthetic effects on behavior and performance of two- and seven-week old castrated and uncastrated piglets. Journal of Animal Science 66:3049-3058.

McGlone, J.J., R.I. Nicholson, J.M. Hellman, and D.N. Herzog. 1993. The development of pain in young pigs associated with castration and attempts to prevent castration-induced behavioral changes. Journal of Animal Science 71:1441-1446.

Reese, D.E., T.G. Hartsock, and W.E.M. Morrow. 2007. Baby pig management – birth to weaning. Pork Industry Fact Sheet 01-01-07. The New Pork Industry Handbook, Purdue University Agricultural Distribution Center, West Lafayette, IN.

Squires, E.J. 1999. Genetics of boar taint: Implications for future use of intact males. National Swine Improvement Federation Conference and Annual Meeting proceedings; available on-line at WWW.NSIF.COM

Febrero 2014

También le gustaría:

Manejo y restricción de los cerdos

Castracion del cerdos herniados

Castracion del cerdo normal

Detección efectiva del estro

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios


No se pierda...

Señales Porcinas: Observa, Piensa, Actúa - 5m Books